16 de mayo de 2011

Mafalda

Edición N° 62



Mafalda llegó a este mundo en 1962, y desde entonces es la niña precoz que nunca alcanzó la adolescencia. Vivió en la calle Chile al 300, en un edificio cercano a la escultura que la homenajea en el barrio de San Telmo. Si bien su verdadero padre es de carne y hueso y responde al apodo de “Quino”, a toda su familia en la ficción sólo se la puede ver, al igual que a ella, dibujada en cuadernillos de papel.

Niña a la vanguardia como ninguna, Mafalda fue más que un personaje de la historieta argentina: será para siempre la pequeña de vestiditos con cuello y gran moño sujeto al cabello que durante décadas libró dos grandes batallas: una personal, contra su archienemiga la sopa -ese líquido insípido que de tan solo verlo le provocaba náuseas- y otra más importante, contra las injusticias del mundo, y de la que millones de personas se han hecho eco hasta la actualidad.

Soñadora e idealista, con su repertorio avispado, infantil y a la vez maduro, fue capaz de pedir a gritos el Oscar para el Pájaro Loco como de hacerle frente a uno de sus juguetes preferidos, el globo terráqueo, y obligarlo a prometerle que duraría hasta que ella fuese grande. Preocupada por los acontecimientos mundiales de los años 60, se apenaba de lo atrasado que estaba el progreso y aseguraba que cuando creciera trabajaría de intérprete en las Naciones Unidas, donde tomaría cartas en el asunto a tal punto que cuando un delegado le dijera a otro que su país era un asco, ella traduciría que era un encanto. ¡Todo sea por salvar al mundo de las guerras y de los líos!

Defensora de la paz y admiradora de la gente que hizo grandes cosas por el bien de la humanidad, Mafalda fue además la representación en miniatura del avance y de la liberación social de la mujer, a pesar de que uno de sus pasatiempos favoritos era jugar a los cowboys en el parque con sus amigos. Rebelde y contestataria, sostuvo que no era posible que la única ambición en la vida de la mujer fuera la maternidad, sino que, además, debía hacer cosas importantes y contribuir con el progreso social y cultural.

Si bien a veces la invadía cierto pesimismo por las situaciones que afligían la vida de los humanos, sin vacilar opinaba sobre todo, en especial de los sucesos que marcaron los años de su infancia: desde la guerra de Vietnam, los rusos, Fidel Castro, la carrera espacial y las bombas atómicas hasta Los Beatles, el psicoanálisis, la religión y el sexo, todo formaría parte de su repertorio vivaz y de inocente espontaneidad.

Con su pensamiento globalizado, Mafalda logró romper barreras culturales e idiomáticas, traspasó las fronteras de la Argentina y el resto del mundo la tomó para sí. A mediados de 1973, dejó de aparecer oficialmente en público como historieta; pero de la mano de sus padres, de su hermano Guille y de sus incondicionales amigos Susanita, Manolito, Felipe, Miguelito y Libertad, aún se mantiene vigente, al igual que su utopía: hacer de éste un mundo mejor.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Andrea!
Cada tanto recorría tu blog en busca de alguna novedad... ¡Se te extrañó todos estos meses de ausencia bloguera!
Y con respecto a Mafalda... la leí cuando era chica y no entendía del todo, tuve una remera con su amigo Felipe, mi hermana, tiene su edad y también detesta la sopa... ¡Qué más se puede decir! Es parte nuestra como las plazas y los monumentos.
¡Gracias por tu regreso! ¡Esperamos más de tus excelentes reseñas!
Silvia

Andrea dijo...

Gracias, Silvia! Por cuestiones ajenas a mi voluntad, no he podido publicar con asiduidad más relatos sobre Buenos Aires. Por eso, ahora la publicación en el blog será trimestral, a fin de poder seguir contando historias -a pesar de la rutina que en ocasiones me impide hacerlo- aunque sea dentro de un plazo de tiempo más extendido.
Agradezco, desde ya, tu interés en seguir esta página.
Saludos, Andrea!

Bett Ilustraciones dijo...

Andy que entrada tan linda ....y muy emotiva, un abrzoo fuerte desde Panamá!!

Fabiana dijo...

¡Amo a Mafalda! Y esta especie de retrato la pinta de arriba a abajo tal cual la sentí desde siempre. Cómo no encariñarse con este personaje que desde chicos nos abrió las puertas al mundo. Maravilloso retrato de un personaje entrañable. Gracias!

Mireya Viacava-Raab dijo...

Yo también recorría cada tanto el blog y me daba pena no encontrar nuevas entradas. Me alegro que hayas vuelto y más aún con "Mafalda inolvidable" . Muchas gracias.

milo temesvar dijo...

Nooo... Solo hace poco dias descubrì tu interesantismo blog, y leo que desde ahora vas a publicar trimestralmente...? Bien, siempre puedo leer las entradas antiguas.
Un saludo desde Italia

Maria Mayela Garcia dijo...

Te felicito por el homenaje que tan bellamente le haces a la ciudad que espero algun dia conocer de cerquita abrazos desde venezuela

Andrea dijo...

Gracias a todos los que dejaron sus comentarios en la entrada de una GRANDE: Mafalda.
¡Saludos!
Andrea

Anónimo dijo...

Hola me llamo Paloma y soy madrileña.
Primero felicitarte por el blog.
Lo encontré buscando sitios curiosos de Buenos Aires. Y es sin duda, el mejor.
Segundo, cuando dices C/Chile al 300, ¿te refieres que es alrededor del número 300?, o ¿necesitaré darles más pistas al conductor del taxi?
Tengo claro una cosa, de Buenos Aires no me voy sin retratarme con Mafalda.
Tengo pensado ir próximamente a Buenos Aires y me preguntaba si podrías hacer una entrada con los 10 sitios imprescindibles para ver. Ya sé que suena a tópico. Pero necesito acotar tan gran ciudad, y creo que coincidimos en gustos musicales, culturales y estéticos.
Gracias de antemano.
Paloma

Andrea dijo...

Hola Paloma, ¡gracias por tus palabras y felicitaciones! Paso a responderte: cuando digo "calle Chile al 300" significa que en un edificio de esa cuadra que comienza en el 300 vivió Mafalda. Lo expresé así porque en esa zona vas a encontrar tanto el lugar simbólico donde vivió Mafalda (Chile 371), en donde se colocó una placa en alusión al personaje, como la escultura que está ubicada justo en el cruce de las calles Chile y Defensa. En cuanto a la elaboración de una lista con sitios a visitar, encontrarás muchas páginas web sobre la ciudad con sugerencias y hasta con los medios de transporte que te acercan a varios sitios de interés. Digo esto porque mi blog se orienta más a publicar historias de sitios o cosas que hay en la ciudad contadas desde un punto de vista personal y no cumple -ni quiero que lo haga- la función de una típica guía turística. Por eso jamás encontrarás un listado de sitios, monumentos, plazas, etc. Yo cuento aspectos de lugares o determinadas cosas que veo en Buenos Aires y lo que me llama la atención de ellas. Mi intención es que todo aquel interesado en visitar alguno de esos sitios que cito en mi blog pueda hacerlo también a modo de descubrimiento propio. Por eso, a veces tampoco doy datos exactos de dónde están ubicados, a fin de que si realmente el lector se siente atraído por ellos realice su propia búsqueda y su propio descubrimiento de la ciudad. En muchas ocasiones, buscando un sitio nos topamos sin querer con otros que también son maravillosos y así ponemos a girar la rueda del descubrimiento. Ahora, si tu ansiedad es grande, puedo recomendarte algunos lugares para visitar. Puedes enviarme tu dirección de mail y te sugeriré un listado "personalizado" para que veas cuales considero imperdibles.
Saludos,
Andrea

Anónimo dijo...

Hola Andrea:
Gracias por la amable invitación.
Ya encontré los blogs de los que me hablabas. Me perderé y guiaré por ellos.
Estoy entusiasmada de visitaros dentro de poco.
Un placer conocer tu blog.
Un placer conocerte,
Paloma

Mobesse dijo...

Con bastante retraso y con otro post por detrás de este ¡qué más da! no podía dejar de decirte que me ha encantado tu texto sobre Mafalda (el cariño por ella es otra cuestión).

Me siento incluido en tu comentario en el que nos das las gracias.

Voy a leer el último. Ciao

Andrea dijo...

¡¡¡¡¡Mobesse!!!!!! No entiendo cómo tu mensaje cayó en mi Spam. Ya me extrañaba que no te dieras una vuelta por el blog. Siempre atento de tu parte, gracias por el comentario. Sé que vendrás a Buenos Aires. Ojalá podamos cruzarnos en algún momento disfrutando de esta ciudad y todo lo que puede ofrecer. Muchos cariños para vos!
Andrea

Anónimo dijo...

Andre qué bueno que le dedicaste un espacio a la querida Mafalda...
si habré leído sus historietas...y hace poco una amiga me regaló los 10 años con Mafalda imperdible!
Es un gusto visitar tu blog y encontrarse con una nueva historia de un rinconcito de mi querida city porteña...
gracias por regalarnos tus relatos!
con cariño
Adri porteña =)

VICTORIA dijo...

QUE HERMOSO HOMENAJE A UNA NIÑA TAN LINDA! GRACIAS ANDREA POR RETRATARLA TAN AUTENTICA! ME HACES SENTIR MUY CERCA DE MI BUENOS AIRES QUERIDO...UN ABRAZO DESDE MADRID.