11 de enero de 2009

"El Gato Negro" (Avenida Corrientes 1669)

Edición N° 43

--------
--------


“El Gato Negro” es uno de los cincuenta y tres cafés notables de la ciudad de Buenos Aires, pero el único en donde la fragancia de las milenarias semillas tostadas y molidas se amalgama con los perfumes de la canela en rama, de los curries, del azafrán, del bouquet garni, del hung liu o de cualquiera de las cientos de especias acopiadas en los voluminosos frascos de vidrio distribuidos en las vitrinas y sobre el viejo mostrador de roble.

Bautizado por su fundador con el nombre de un menú del primigenio ferrocarril Orient Express y de un ex café de Madrid, el local merece una nota aparte no sólo por su ambientación, sino también por la variedad, la calidad y las bondades de los artículos que exhibe para la venta.

Asentado en 1926 como almacén de especias, los paladares porteños encontraron allí todos los exquisitos sabores que sólo podían degustarse y adquirirse en los famosos mercados de Oriente. Hoy como ayer, “El Gato Negro” mantiene su exclusividad y ofrece más de cuatrocientos productos de primer nivel ―en su mayoría importados― que pueden comprarse en forma de tés, semillas aromáticas, hierbas, frutas secas, dulces, salsas, aliños, aceites y condimentos especiales. Desde 1997, este antiquísimo establecimiento también funciona como café, al que luego se le incorporó un restaurante en el primer piso.

Testigo diario de charlas entre amigos y de lecturas interminables, el singular comercio ubicado desde siempre en la Avenida Corrientes armoniza, como ningún otro, su aspecto bohemio de café parisino con los sugerentes aromas que, por instantes, nos hacen pensar que estamos muy lejos, tanto como en un exótico mercado de Estambul.

13 comentarios:

Rogerio Roveri dijo...

Gracias por la pista,
Te acuerdas del dentista turista,
Entonces, recien volvi de Italia, Café Eustakio, y florian(Venecia)
Pronto me voy a ir hacia BsAs y en el café Gato Negro iré
Hasta Pronto
y gracias otra vez por la pista

Sergio Casoetto dijo...

Tomar un café en El Gato Negro antes de entrar a alguno de los teatros de la calle Corrientes es una deliciosa costumbre bien porteña!! Además, vale a pena aprovechar para renovar el stock de especias con lo mejor de lo mejor....
Qué lindo que es Buenos Aires!!!

Andrea dijo...

¡Hola Rogerio! ¡Qué alegría verte nuevamente por el blog! Sí, me acuerdo del dentista turista, "fanático de Buenos Aires". Te esperamos por aquí, y ojalá disfrutes de todos estos secretos y puedas descubrir tú muchos más.
Hasta pronto,
Andrea.

Sergio: sin duda, la calle Corrientes ya es un emblema de la noche de Buenos Aires; y, como bien decís, el ritual porteño antes de ver un espectáculo pasa por el café. Y El Gato Negro es el lugar perfecto para ello.
Saludos,
Andrea.

bett/ dijo...

HOla Andru que pasada!! cuantos cambios la música todo maravilloso es adentrarse un poquito en éstos secretos que compartís de Buenos Aires!! un besote grandisimooooo

francisco dijo...

Estoy deliciosamente atrapado por el tango, practico su baile y tengo claro que para apropiármelo debo sumergirme en la vida porteña a través del cine, la literatura, la historia y por supuesto la mÚsica.
Tu crónica es otra pildorita que ayuda en mi propósito;me encantó.

Volveré por aquì ( te escribo desde Colombia)

mobesse dijo...

En Murcia hay también un Gato Negro. Como el de Buenos Aires es un sitio muy antiguo, muy céntrico y muy conocido Sólo hay una gran diferencia: el Gato Negro de aquí (de acá) es un Administración de Lotería, no un café. Yo no tengo elección: jamás juego a la lotería.

Me he llevado una pequeña desilusión al ver las fotos. El texto era tan sugerente. Ya quería estar allí, ya olía el maravilloso aroma del café, las semillas, las especias, ah, los viejos recuerdos... Sí, me has hecho olvidar que en esta aldea global hay de todo en todos los sitios. No tenemos que ir a ninguna boutique especializada para encontrar esos productos. Acá en el Súper mismo (del papá de Manolito, jajaja) encuentras algas japonesas, especias y salsas, chinas, indias, ya sabes. ¡Los mates, que tanto me costó conseguir, ahora los venden en cualquier sitio!
Mi primer café bonaerense lo tomaré en el Gato Negro de la avenida Corrientes. Pero tengo cierto temor a encontrarme una ciudad colonizada por las brands más agrsivas del comercio internacional.

Saludos y gracias

Andrea dijo...

Hola, Mobesse. ¡Gracias por pasar por el blog! Te cuento que en este relato la intención fue dar rienda suelta a la imaginación desde uno de nuestros cinco sentidos: el olfato; quizá por eso las fotos aquí son apenas sólo una pequeña muestra del lugar. ¡¡Tendrás que venir sí o sí a Buenos Aires para comprobar por vos mismo todo lo que leíste!!
Por otra parte, es cierto que los grandes supermercados actualmente se han convertido en modernos mercados exóticos, donde podemos comprar sabores envasados provenientes de diversos lugares, algunos de los cuales hasta nos resultaría un poco difícil ubicar rápidamente en el mapa. Por eso, he querido dar un reconocimiento a este lugar que se mantiene como hace 80 años, más allá de la "globalización" de productos que se nos puedan presentar al alcance de la mano.
Respecto de las cadenas de cafeterías al estilo estadounidense, te cuento que si bien Starbucks llegó a la Argentina hace poco tiempo y hay un par más de cadenas de cafeterías, afortunadamente los cafés de los barrios porteños (algunos notables y otros no)siguen ganando la batalla.
Saludos!

Andrea dijo...

Francisco, gracias por tu comentario. No sé si conocés Buenos Aires, pero si no es así, deberías venir cuanto antes no sólo para bailar aquí el tango, sino para descubrir también sus particulares cafés porteños.Saludos!!

Vivi dijo...

Me encantó tu blog!!!!
siempre que paseo por el centro no puedo dejar de admirar tantos edificios tan lindos, con tanta historia.
te incluí en los links de mi blog!

Arq. Luis Romo dijo...

Hola Andrea!,otra vez por tu blog leyendo historias tan interesantes.

Te dejo el link de uno mío,cuando gustes te espero.

Saludos,Luis.

http://visitasurbanas.blogspot.com

Andrea dijo...

Vivi: ¡bienvenida al blog! Espero que sigas descubriendo a través de esta página más información sobre los edificios de Bs. As. ¡Hasta pronto!

Luis, gracias por pasar nuevamente por el blog. Ya mismo entraré a visitar tu página, porque veo que compartimos la aventura de mirar a la ciudad con otros ojos.
Saludos,
Andrea.

Anónimo dijo...

Soy de Mendoza y cada vez que voy a Bs As paso por el GATO NEGRO y solo abro la puerta para sentir ese olor unico e inolvidable...Amo Bs As y me da mucha pena ver la ciudad llena de borrachos, ladrones, gente vomitando, drogada...pero parece que es parte de la argentina que nos toca vivir. El blog esta muy bueno !!!!

Azul café dijo...

Alguno sí, he conocido.