20 de septiembre de 2008

Triste sociedad

Edición N° 38

----------------


Abandonado a su suerte, el edificio de la Societá Unione Operai Italiani sucumbe entre los ensordecedores motores del transporte urbano que circula por la calle Sarmiento. Ni siquiera los minutos de espera obligatorios de un semáforo en rojo o de un previsible embotellamiento vehicular animan a los conductores a aguzar la vista y descubrir su hermosa fachada. Poseídos por el cemento caliente bajo sus pies, los peatones sólo tienen ojos para esquivar las baldosas flojas y algún que otro inoportuno desecho animal. Ignoran que a varios metros de altura, junto a un sinfín de ramilletes y de hojas entrelazadas, una plétora de inocentes querubines y cuatro robustas jóvenes semidesnudas juegan diariamente con el abismo.

La Societá Unione Operai Italiani es una de las cincuenta maravillosas obras que el arquitecto lombardo Virginio Colombo realizó en la ciudad de Buenos Aires en el lapso de veintiún años. A simple vista, descolla la combinación de texturas con la estatuaria y los conjuntos de lazos florales; pero también es notorio el calamitoso estado de las ventanas y persianas, la falta de las puertas originales, la rotura de los vidrios y la suciedad acumulada. El edificio cuenta con un hall principal, habitaciones al frente, aulas y hasta con un amplio salón de actos; pero una tapia y las chapas que sellan la entrada impiden apreciar el interior, aunque un murmullo al pasar avisa sobre la presencia de ocasionales moradores.



Nadie sabe cuál será su destino. Nadie sabe cuánto tiempo más seguirá en pie. Hoy, la única esperanza es despertar una mirada piadosa en esos miles de porteños que ignoran su realidad, para así sobrevivir a esta Buenos Aires demoledora de patrimonios y propensa a mutilar cada vez más su propia identidad.

10 comentarios:

ernesto51 dijo...

Siempre descubriendo esa maravillosa ciudad gracias a ti. Es un placer hacerlo.

Saludos

bett/ dijo...

Hola Andy... hermosa fachada "!!! gracias por seguir redescubriendo nuestra hermosa Buenos Aires, tan llena de secretos y misterios... un besote grandisimoooooooo

Anónimo dijo...

Andre, muy buena te quedó la foto de la fachada!
La verdad que es muy triste seguir viendo tan bellas construcciones abandonadas...
Es un hermosísimo edificio que actualmente está muy venido a menos... como tantos otros que son joyas de la arquitectura y dan muchísima pena ver como el abandono hace estragos...
Lo que he visto es que:
La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
sanciona con fuerza de Ley
Artículo 1°.- Catalógase con Nivel de Protección “Estructural” en los términos del Artículo 10.3.3 del Capítulo 10.3 “Catalogación” del Código de Planeamiento Urbano, el inmueble sito en Sarmiento 1374, Parcela 15, Manzana 37, Sección 5, originalmente perteneciente a la “Societá Unione Operai Italiani”.

Ojalá se haga justicia pronto con esta obra de arte, para que tenga pronto la recuperación que se merece.

Excelente lo tuyo!
Adri =)
http://www.flickr.com/groups/conociendo_a_buenos_aires/

Andrea dijo...

¡¡Gracias, Ernesto y Betty!!

Adriana, coincido con vos. Da mucha pena ver qué poco se hace por cuidar la arquitectura porteña que bien supo deslumbrar en el pasado.
Saludos, Andrea.

S71-RENDERS dijo...

Hola, Andrea: La verdad, siempre que visito tu blog, nunca me hago timepo para dejarte algùn comentario excelente por tu trabajo y dedicación. Es alucinante tu página y todo lo que cuentas y cómo lo haces es una especie de viaje en el tiempo.
Es indudable que esta ciudad sí tiene secretos, y tú nos enseñas a descubrirlos y a querer visitarlos.
Como amante de la arquitectura, del diseño urbano y de las cosas bellas de esta ciudad, siempre digo que Buenos Aires deberia haber sido y ser en verdad la Paris de Latinoamerica, pero si lo fue, ya no lo es..., sólo quedan racontos arquitectonicos de una gran país que fue. Y no sólo eso, sino también de una sociedad que amaba su patrimonio y que no era indiferente ante él o ante su destrucción.
Te felicito nuevamente por hacer públicos los Secretos de Buenos Aires; eres magnífica en lo que haces. Seguiré estando aquí siempre, esperando tus relatos de esta ciudad, que es mucho más que lo que vemos día a día.
Saludos.
MANIFESTO.
http://s-71renders.blogspot.com/

Andrea dijo...

Manifiesto... que lindo lo que decís. Sinceramente, ¡¡gracias, muchísimas gracias por tus palabras!!, que no hacen más que afianzar mis ganas de seguir mostrando estos rincones de la ciudad y, a partir de ellos, contar a mi modo sus historias para compartirlas con los lectores del blog.
Saludos,
Andrea.

Arq. Luis Romo dijo...

Buenísima Andrea la entrada!!,aunque a mi gusto prefiero la casa Calise,la que realizó en H.Yrigoyen al 2500,la conocés?

Saludos,Luis.

Andrea dijo...

Hola, Luis: si bien es hermosa la fachada de la Societá, coincido con vos en que más espectacular es la de la Casa Calise. Si podés, date una vuelta al anochecer, porque el hall de entrada está todo iluminado y se ven las esculturas internas. Pero tampoco hay que olvidarse de la Casa de los Pavos Reales, de una belleza total. También es muy bello el edificio de enfrente, también de autoría de Colombo.
Sin duda, este arquitecto embelleció como pocos Buenos Aires. Su radio de trabajo fue la zona de Balvanera, San Cristobal, Almagro, entre otras, ya que él vivía sobre la calle Moreno.
Saludos y gracias por pasar por el blog!!!

Mica dijo...

Hermoso! la verdad que no lo conocia, una pena que no sea refignificado.
¿Sabes cuál era la función de Societá Unione Operai Italiani?

Andrea dijo...

Mica, la zona de Congreso se destaca por ser uno de los puntos de la ciudad que concentra el mayor número de asociaciones de colectividades extranjeras, las que, justamente, como la Societá Unione Operai, nacieron para paliar el desarraigo de quienes dejaron su tierra natal. Se caracterizaron por su carácter de mutual, con activa vida social y cultural. Desde ya, la construcción denota un estilo arquitectónico similar al de su país de origen. En cierta forma, estos espacios que las distintas colectividades erigieron en Buenos Aires, cumplieron el rol de contención para los inmigrantes llegados a la Argentina.